Consejos para hacer una newsletter perfecta

Si todavía no utilizas las newsletters para hablar con tu público, ¡estás desaprovechando una gran oportunidad! Estos correos periódicos son un canal de comunicación muy potente, con un alto índice de conversión a cambio de una inversión reducida, ¿te interesa aprender unos cuantos tips o consejos para hacer una newsletter perfecta?

Conseguir suscriptores y cuidarlos luego debería ser uno de los objetivos principales de nuestro plan de marketing. A través de las newsletters, seremos capaces de mantener una conversación agradable sobre nuestra marca con un grupo de usuarios que ya han manifestado su interés.

 

¿Qué es una newsletter?

Una newsletter es una publicación digital de carácter informativo que enviamos a una base de datos de usuarios que se han inscrito previamente. Se distribuye por e-mail con una periodicidad concreta y su función es contarle a los suscriptores las novedades sobre nuestra marca o producto y sobre el sector en el que trabajamos. Las newsletter habitualmente contienen un CTA (botón de llamada a la acción) enlazado a algún tipo de oferta o contenido premium. ¡Veamos esos consejos para hacer una newsletter perfecta!

 

Anatomía de la newsletter ideal

La estructura de nuestras newsletters debería cambiar cada cierto tiempo, para probar e innovar a través de nuevos formatos. La lista de contactos que reciben estos correos seguirá aumentando si todo va bien, pero los suscriptores que llevan con nosotros un tiempo se aburrirán si no les ofrecemos algo nuevo de vez en cuando.

Eso sí, hay una serie de elementos que toda buena newsletter debería incluir. En este post os damos un ejemplo de la estructura a seguir, pero no existe una fórmula cerrada o definitiva. Prueba a jugar con estas piezas y ponlas a tu servicio para ganar efectividad, adaptando la disposición a cada caso. Esta infografía es una buena forma de conocer un montón de consejos para hacer una newsletter perfecta en un solo golpe de vista.

 

 

Consejos para hacer una newsletter perfecta

Catorce consejos para hacer una newsletter perfecta

#1 Realiza todos los test A/B que haga falta

Los test A/B nos sirven para probar dos versiones de un mismo elemento para medir cuál nos da mejores resultados. Puede ser el color del CTA, la frase del asunto o la imagen que acompaña a la promoción.

 

#2 Ponle un asunto llamativo

El asunto es una frase corta que tiene el poder de influir en la decisión de los usuarios sobre si nuestra newsletter les interesa o no. ¿De qué va el e-mail, qué le va a aportar a quien lo ha recibido, de qué trata lo oferta que incluye? ¡Cuéntaselo en el asunto!

Otra buena idea es ser claro y conciso, es decir, una línea de asunto debe contener pocas palabras. Sobre todo, ¡sé creativo y original! Y haz todos los test A/B que sean necesarios.

 

#3 Utiliza una cabecera visual y reconocible

La cabecera de un e-mail aparece en la parte superior del bloque de texto, es decir, es lo primero que el usuario ve una vez abierto el correo, ¡úsalo para dejar bien claro quiéne eres!

En el encabezado debemos inlcuir nuestro logotipo o marca personal y hacerlo lo más reconocible que podamos.

 

#4 Botones sociales

Los botones sociales sirven para compartir el contenido y para darle al usuario la oportunidad de visitar alguna de nuestras otras plataformas, como puede ser el canal de YouTube, la página de fans de Facebook o nuestro Instagram.

Los podemos colocar en la cabecera, al final del texto o más abajo, en el footer. ¡Lo importante es que estén en alguna parte!

 

#5 “Ver versión web”

Es interesante incluir un link para ver la versión web de la oferta incluida en la newsletter, por si acaso el correo no cargase correctamente.

 

#6 Imágenes de buena calidad

Las fotos, ilustraciones e infografías son recursos visuales que ayudan a hacer nuestra newsletter más bonita y digerible, por eso es interante incluirlas en el diseño del e-mail. Sin embargo, ¡tampoco es obligatorio hacerlo siempre!

Juega con la creatividad en el diseño de tu newsletter, pero si vas a incluir imágenes, recuerda que deberían aportar información de valor al correo y ser de buena calidad. Asegúrate de ajustar el tamaño de la imagen al espacio corresponiente en la pantalla. Comprueba también que no pese demasiado; para asegurarte de esto, puedes pasarla por un optimizador de imágenes como Optimizilla. En cuanto a la resolución, será suficiente con 72ppp.

Otra cosa importante sobre las imágenes: asegúrate de incluir un atributo ALT en cada una de ellas para que se muestre este texto en caso de que la imagen no cargue o falle en algún dispositivo.

 

#7 ¿Tienes una buena puntuación en las RRSS?

Si has logrado hacerte con una buena puntuación en Facebook, Tripadvisor o cualquier otra plataforma de opinión, ¡aprovéchalo! Para aquellas newsletter que incluyan un menú de navegación, este menú puede ser el lugar ideal para visibilizar las opiniones de otros usuarios con nuestra empresa.

A día de hoy, los usuarios prestan mucha atención a las reviews de otras personas que ya han utilizado el producto o servicio que están pensando en comprar.

 

#8 Personaliza como más te guste

Una buena lista de contactos debe contener algunos datos más allá de los correos electrónicos y el más básico es el nombre propio de los usuarios. Puedes usarlo para saludarlos de forma personalizada… ¡O no!

Hace tiempo que las grandes empresas envían e-mails extremadamente personalizados, como si fuese un amigo de toda la vida el que te está hablando. Esta técnica puede funcionar, pero también puede llegar a ser cargante. Nosotros aconsejamos siempre la originalidad y escribir los correos pensando en nuestro público.

A partir de esta premisa, puedes saludar a los usuarios por su nombre propio, usarlo en la despedida o no usarlo en aboluto, ¡depende de tu gusto personal!

 

#9 ¡Hablemos del contenido!

Debajo del encabezado, la imagen y el saludo, llega el contenido, la chicha del e-mail. Nuestro consejo es que no sea un texto demasiado largo, de hecho, trata de mantenerlo tan corto como sea posible. Intenta que solo el 10% del contenido sea publicitario y que todo el resto sea información útil, práctica y educativa para los usuarios.

Utiliza técnicas como el storytelling para contar lo que tengas que contar de una forma agradable y entretenida.

Y, por supuesto, cuida mucho la ortografía y la redacción de los correos que envíes.

 

#10 Los separadores son tus amigos

Si tu newsletter va a incluir diferentes bloques de contenido, ¡utiliza separadores! Es esencial presentar un diseño limpio y ordenado, que sea agradable a la vista del usuario. Organizando la información conseguiremos un correo ergonómico y con una alta usabilidad.

 

#11 ¡Llegan los CTA’s!

Utiliza botones de llamada a la acción o CTA’S para guiar a tus usuarios hacia una landing page. Estos botones deben ser grandes, para que sean clicables en una pantalla táctil; creativos, si verdaderamente quieres hacerlos irresistibles; e incluir un texto original, huyendo del “haga clic aquí” que ya no convence a nadie.

 

#12 Incluye un link para darse de baja

Toda newsletter que se precie debería incluir un botón o un link que permita al usuario desuscribirse, en caso de que ya no esté interesado en nuestra marca o producto. Si ya no te quiere, ¡déjalo ir!

 

#13 Datos de contacto

Es interesante que aparezca también en el footer o pie de página el nombre de la persona que envía el e-mail, el cargo que desempeña en la empresa y cómo podemos contactar con él o ella. Pero, de nuevo, esto no es obligatorio, se puede firmar el correo como equipo, con los datos de la empresa.

Con esta costumbre que se da en las newsletters de los últimos tiempos de sobre-personalizar los correos, muchos usuarios ya no se lo creen. Así que está en tu mano decidir si quieres firmar con un nombre propio o sencillamente como el equipo de tu marca, ¡todo vale!

 

#14 Ojo a la Ley de Protección de Datos

Mucha atención a esta ley que protege a los usuarios y su información personal. Las empresas tienen el deber de informar a las personas de las que obtienen información personal de la forma en la que van a tratar esos datos y para qué los van a usar.

Para evitar cualquier riesgo y ser respetuosos con nuestros usuarios, debemos incluir en nuestras newsletter los famosos avisos legales de LOPD en el pie de página, para indicar el carácter confidencial del mensaje y aportar otros datos sobre su legalidad.

 

Una vez pongamos en práctica estos consejos para hacer una newsletter perfecta, nos iremos acercando al éxito de nuestra campaña. ¿Y cómo se mide este éxito? Pues con índices, métricas y tasas, ¡claro!

 

Cómo mejorar la tasa de apertura de tus newsletter

Parece ser que tenemos la newsletter perfecta en nuestras manos, así que es el momento de conseguir que llegue muy lejos, ¡tan lejos como sea posible! Para medir el éxito de nuestra campaña de e-mail marketing existen varios índices distintos, como te contamos detalladamente en este otro post.

Una de las métricas más interesantes que tenemos a nuestra disposición es la tasa de apertura y todos queremos enviar la nuestra en un cohete hasta lo más alto. Si tú también andas en busca de la fórmula para aumentar la tasa de apertura de tus newsletters, ¡has venido al post adecuado!

Te vamos a dar 10 consejos básicos para que un mayor porcentaje de tus suscriptores llegue a abrir tus correos, porque da igual cuán bonitos sean si nadie los ve. En eso estamos todos de acuerdo.

 

Consejos para hacer una newsletter perfecta

Medir, medir y medir

Los envíos de newsletters, como cualquier otra técnica de nuestra estrategia de marketing, requieren un seguimiento implacable de las estadísticas y una optimización constante para mejorar nuestros resultados.

Tendremos que estar al tanto de cómo le va a la industria en la que trabajamos, a nuestros competidores y también a nuestros propios datos a lo largo del tiempo, persiguiendo un aumento progresivo del efecto de nuestras campañas.

 

¡Hola, tasa de apertura!

Una manera de tener claro si nuestra campaña de email marketing está funcionando y es efectiva o si a la gente le da igual lo que le estamos contando es la famosa Tasa de Apertura. Este índice nos da el porcentaje de usuarios que han abierto nuestro correo sobre el total de email enviados en la campaña.

A través de la tasa de apertura podremos reconocer errores en nuestra estrategia y descubrir si los emails que enviamos gozan de buena salud.

 

Vale, pero, ¿cuál sería una buena tasa de apertura?

Si queremos saber qué tal es nuestra Open Rate o Tasa de Apertura, primero tendremos que enterarnos de cuál es el valor que perseguimos: ¿Qué porcentaje se considera exitoso? Para centrarnos y contextualizarnos, nos serviremos de las Email Marketing Benchmarks (Estándares de Comparación del Email Marketing) que nos proporciona MailChimp en su web.

MailChimp envía cada mes miles de millones de emails a través de sus más de 15 millones de usuarios, así que sus datos nos pueden dar una idea muy interesante al respecto de la media de la Tasa de Apertura en las diferentes industrias. Si quieres consultar la información en bruto de los diferentes índices de email marketing que analiza MailChimp, puedes visitar aquí los datos.

Para lo que nos ocupa en este email, es suficiente con sacar un par de conclusiones a partir de estas estadísticas:

  • La media de la tasa de apertura en las diferentes industrias ronda el 20%
  • La tasa más alta la tiene el mundillo de “Artes y Artistas” con un 27.23%
  • La peor parte se la llevan los e-mails de “Ofertas diarias y E-cupones”, con un 15.22% de tasa de apertura.

 

Diez consejos prácticos para aumentar tu tasa de apertura

#1 No compres listas de correos y haz que tus listas sean opt-in

Comprar una lista de correos suena tentador, pero no es buena idea. ¿Alguna vez te has comprado un amigo? No, ¿verdad? Pues eso.

Si le enviamos nuestra newsletter a un montón de gente que no nos la ha pedido, es muy probable que esas personas no abran nuestro correo y que, además, nos marquen como spam. Recuerda que esto puede estropear mucho la reputación de tu marca y afectar negativamente al funcionamiento futuro de tus correos. ¡Di no a las listas compradas! ¡Larga vida a las bases opt-in!

Cuando un usuario se suscribe a tu newsletter y da permiso para recibir los correos de tu marca, esta opción se llama “opt-in” o autorización. Existen el opt-in simple y el doble, como las piruetas de los gimnastas en las Olimpiadas.

  • Opt-in simple: el usuario solamente tendrá que darnos su dirección de e-mail a través de un formulario de registro una vez, ¡y listo! Sin confirmaciones ni historias; en cuando el usuario se inscribe, queda inmediatemente añadido a nuestra lista de contactos.
  • Opt-in doble: en este caso, el usuario tendrá que confirmar su suscripción a nuestra lista de correos. ¿Qué quiere decir esto? Cuando este usuario se suscribe a nuestra newsletter, recibirá automáticamente un e-mail de confirmación en el que tendrá que clicar en un link para confirmar su deseao de ser añadido a nuestra lista. Algo así como:

– Hola, me quiero suscribir.

– ¿Seguro? Mira que si dices que sí, te enviaremos e-mails periódicos con información de la marca, ¿te parece?

– Suena bien. ¡Sí, me apunto!

 

#2 Cúrrate el asunto, ¡que destaque entre todos los demás!

Nuestro público problemente recibe muchos otros correos electrónicos el mismo día que les llega el tuyo y hay que tener en cuenta que son gente ocupada. Si vas a seleccionar solo un par de emails que les llamen la atención, asegúrate de que el tuyo destaque. Tu línea de asunto debería gritar: “¡Eh! ¡A mí, a mí! ¡Léeme a mí! ¡AQUÍ!”

  • Escribe un asunto que pique la curiosidad del lector, pero tampoco les pongas un acertijo
  • Usa un tono amable, simpático, humorístico y cercano
  • Exprésate como lo harían tus suscriptores, conócelos y habláles en su idioma

 

#3 Mucho ojo con las spamwords

Las spamwords son aquellas palabras que hacen que los servicios de correos desconfíen y te envíen directamente a la trena o, lo que es lo mismo, a la carpeta de spam. Estos términos han estado históricamente presentes en los emails de estafas o actividades ilícitas y más te vale no meterte por ahí. Si quieres consultar un listado de términos que huelen a spam, date un paseo por aquí.

 

#4 Lúcete en el preview

Algunos servidores de correo muestran a los usuarios una línea del mensaje a modo de previsualización y esta frase tiene mucho poder. Como ya sabemos, un gran poder conlleva una gran responsabilidad, así que asegúrate de contar algo valioso en el preview.

  • Podemos usarlo para completar el asunto, como un “subasunto” o segunda línea dependiente de la principal.
  • También nos puede valer para resumir el contenido del e-mail, ¿de qué va este correo?
  • O se puede optar por hacer aquí una llamada a la acción, dándole urgencia y ritmo al mensaje.

 #5 Segmenta tu lista de contactos

¡Segméntala todo lo que puedas! Nuestro público no es homogéneo, no es una masa uniforme ni mucho menos, sino que todos ellos tienen diferentes intereses y necesidades.

Hay muchas maneras de clasificar y segmentar a tu público para que cada grupo reciba de ti exactamenet lo que anda buscando: según datos demográficos, por el comportamiento que han tenido en nuestra web, la fecha en la que se dieron de alta en nuestro servicio, por el dispositivo desde el que abren tus e-mails y un largo etcétera.

La opción que deberíamos escuger dependería de nuestra industria y de los intereses concretos de cada campaña. Cuando una persona está decidiendo si abrir o no abrir un emial, el factor más importante es si piensa que es relevante para él o ella en concreto.

 

#6 Tu newsletter debe ser parte de la rutina de tus suscriptores

¡Qué bonito esto! Formar parte del día a día de tus suscriptores, que te esperen y te echen de menos. Para conseguir una relación así de perfecta, es importante mantener una rutina en tus envíos.

Trata de enviar las newsletter siempre con la misma periodicidad y a la misma hora. Así, es posible que esos usuarios que realmente están interesados en nuestras novedades acaben por hacer un hueco en su rutina para leernos. Y eso no tiene precio.

 

#7 Prueba las distintas horas de entrega

Ahí va un superpoder: hacer que tu newsletter llegue al correo de tu público justo cuando lo estén revisando, ¿qué te parece? Es una gran idea programar el envío de tus emails para que lleguen precisamente en las horas del día en las que sepas que tus suscriptores suelen abrir su correo.

No les hagas mucho caso a los datos genéricos que dicen que la mayoría de la gente revisa su email a esta o a aquella hora, ¡recuerda que se trata de conocer a nuestros suscriptores! Tendremos que hacer pruebas, probar envíos a diferentes horas y sacar nuestras propias conclusiones.

Es posible que nuestro público siga unos horarios propios, ¡trabaja en descubrirlos!

 

#8 Mantén tu lista de contactos limpia y ordenada

No podemos olvidarnos de revisar periódicamente nuestra lista de correos para eliminar las cuentas de suscriptores inactivos.

También es interesante echarle un ojo a la lista en busca de erratas, ¡a todo el mundo le puede pasar! Algunos errores del tipo “@gmil.com” son fácilmente remendables, así que vale la pena gastar un ratito en hacer limpieza.

 

#9 Siempre, siempre diseño responsive

Un diseño responsive o adaptable es aquel que persigue la visualización correcta de tu newsletter en los distintos dispositivos en los que podría ser leído: smartphones, tablets, portátiles, etc.

El porcentaje de usuarios que abre los correos electrónicos en su teléfono móvil no ha dejado de aumentar en los últimos años, así que más nos vale tener en cuenta el dato. Además de utilizar plantillas adaptables, hay que tener en cuenta que las pantallas de los móviles son más pequeñas, así que pon CTA’s grandes y un tamaño de fuente agradable.

 

#10 Usa el truco del reenvío

Es una manera de ahorrar costes y tiempo a la vez que mejoramos nuestra tasa de apertura. El truco del reenvío consiste, básicamente, en reenviar exactamente el mismo correo a aquellos suscriptores que no llegasen a abrir el mensaje original.

Cambiando solamente la línea de asunto y volviendo a enviar la misma información, digamos, una semana más tarde, es una buena manera de dar una segunda oportunidad a nuestra newsletter, ¡y funciona!

Eso sí, nuestro consejo es que solo utilices esta técnica en casos importantes o concretos, es decir, cuando la newsletter contenga una información realmente destacada o relevante.

 

Con todos estos consejos para hacer una newsletter perfecta y lanzar la tasa de apertura a lo más alto, no nos cabe duda: ¡tu newsletter está lista para el estrellato!

>

¡A nosotros también nos gustas!

Ya que hemos hecho match, ¿qué tal si mantenemos el contacto?

Política de privacidad

¡Allá vamos! Confirma tu dirección a través del correo que te enviaremos a continuación.