Inbound vs outbound marketing: sus diferencias en un día cualquiera

¿Quieres explorar las diferencias entre inbound y outbound marketing desde la perspectiva de la vida diaria? El día a día nos arroja un montón de ejemplos prácticos para que podamos estudiar muy de cerca por qué estas dos técnicas son tan disparesm, así que vamos a ponernos en situación.

 

Un paseo cotidiano por las diferencias entre inbound y outbound marketing

Son las 06.30 de la mañana. Suena el despertador. Como cada mañana, nos levantamos y cabizbajos nos dirijimos al baño. Qué alivio. Una ducha, un café y como nuevos. Café, ¡qué maravilla de la naturaleza!

Mientras se hace el café revisamos el móvil, 30 mensajes de WhatsApp y alguna notificación más. Nada importante. ¿Un poco de música? ¡Siempre! Suena nuestro grupo predilecto mientras, por fin, podemos tomar el café, no sin antes añadirle un poco de azúcar.

¡Notificación! La tienda de música más cool de la ciudad, a la que seguimos entre otras cosas porque a través de su blog nos ponen al día y hacen comparativas muy interesantes, nos ha enviado un correo para contarnos sus novedades… que están muy contentos, que organizan un concierto de X y que las entradas están a la venta en la tienda o en su web. Podemos seguir un enlace a la compra desde ese mismo correo.

No conocemos el grupo. Pero los chicos son tan riquiños que en la newsletter nos cuentan cosas sobre el grupo, enlazan a su web e incluso a su canal de Youtube.

¿Otro café? ¡Cómo no!

Hacemos click, vamos a Youtube. Mola. Este concierto no me lo pierdo ¡ni de coña!

Es hora de marchar, es lo que tiene tener que trabajar… y la vida moderna. Llegamos al trabajo a las 09.00 y pensamos: “Venga va, solo quedan 8 horas de oficina. Y la pausa para el café”.

En la pausa para el café compramos la entrada para el concierto (con un descuento, por cierto, por comprarla a través del enlace de la newsletter) y vamos a la página de Facebook de la tienda para compartir el evento con nuestros amigos. Todos querrán venir. Seguro.

Me encanta esta tienda de música. ¡Qué majos, por Dios! ¡Y cuántas cosas me descubren!

 

Salimos de trabajar…

Y por fin en casa. Recogemos las cartas del buzón; dos cartas, una de ellas publicidad de una empresa de telefonía. Estamos acostumbrados. No la abrimos, hemos recibido ya tantas que no nos interesa.

Nos acomodamos en la sala de estar y encendemos la televisión. A los diez minutos vemos un anuncio de la misma empresa. Nos resulta familiar, no pasa nada.

Vuelve durante quince minutos la serie que estamos viendo y una nueva pausa “volvemos en un anuncio”, que llamativamente es de la misma empresa. Decidimos pasar de la tele, demasiada publicidad, y nos vamos a dormir una siesta.

Riiiiiinngggg riiingggggg nos despierta un teléfono insistente que no para de sonar.

Esas llamadas tan molestas– Diga?

– Hola mi nombre es Marta le llamo de [la empresa de telefonía] quería ofrecerle una oferta muy interesante ¿puede decirme su nombre para dirigirme a usted?

– Hola Marta, gracias, pero no me interesa.

– Como le decía, la llamamos porque tenemos una oferta muy interesante con unas ventajas que probablemente no esté disfrutando actualmente.

– Estoy contenta con mi proveedor, muchas gracias pero no me interesa.

– Le ofrecemos televisión+adsl+dos líneas de móvil por 60 euros al mes, y le regalamos dos terminales móviles

– Lo siento pero no me interesa, de verdad (colgamos, no nos dejan otra opción).

 

¡Qué pesados son, ostia!

Sin más, volvemos a la calma del descanso pero nos han fastidiado el momento. Otra vez será. Nos levantamos de la cama y vamos a preparar un café ¡bendito café! ¡la solución a todos los males!

Nos sentamos en la mesa del comedor y encendemos el ordenador. Un poco de actualidad de vez en cuando no viene mal.

Entramos en el diario digital de referencia y ¡zas! nos salta un pop-up “Televisión, adsl, dos líneas móviles, 60€ al mes ¡y llévate dos móviles gratis!”.

Se nos atraganta el café, notamos un cosquilleo doloroso en el cuello y nuestros brazos, rabiosos, cierran de un golpe la pantalla. ¡Ya está bien!

 

Riiiiiiinnnngggg riiiinggggg ringgggg

 

– Si?

– Hola, buenas tardes, mi nombre es Cristóbal. Le llamo de [la empresa de telefonía] para ofrecerle una oferta que seguro será de su interés.

– ¡¡Les pido por favor que no me vuelvan a llamar!! no quiero estar en su base de datos, no quiero saber nada de ustedes. Me están acosando ¡¡No hay derecho!! Si vuelven a molestarme iré a consumo, a la policía y a donde haga falta, denunciaré (colgamos).

¡Qué coñazo! ¿No podían hacer estos como los de la tienda de música?

 

Outbound e inbound marketing: diferentes pero no excluyentes

En este relato se pueden apreciar las diferencias entre inbound y outbound marketing, dos modos muy distintos de acercamiento al usuario:

Los empresarios de la tienda de música han conseguido un lead cualificado que está totalmente satisfecho con los servicios de la empresa, porque le aporta conocimiento y no es intrusiva. Es el usuario el que se ha acercado a la empresa quien, a través de su blog, de su newsletter y de sus acciones offline, ha conseguido atraer al usuario y enamorarlo hasta convertirlo en cliente.

= Inbound marketing o marketing de atracción.

En el segundo caso nos encontramos con una empresa que opta por bombardear al usuario con información sobre sus productos y servicios, en el máximo número de canales posible, intentando convencerle, a la fuerza, de que son mejores que otros y que, por lo tanto, el usuario debe convertirse en cliente y contratar sus servicios. El cliente se siente avasallado, no se tiene en cuenta su opinión, ni siquiera sus derechos, en este caso el derecho a decir “no, gracias” y terminar la conversación de forma amigable. ¡Ahá, empezamos a advertid las diferencias entre inbound y outbound marketing!

= Outbound marketing.

¿Cuál es la imagen que queremos dar de nuestra empresa o marca? ¿qué queremos que nuestros clientes, y el público general, piensen de nosotros? ¿todo vale con tal de conseguir una venta?

La respuesta, a gusto y criterio de ustedes mismos.

 

Diferencias entre inbound y outbound marketing

 

Teorizando… Qué es el outbound marketing

El outbound marketing es una metodología, o conjunto de técnicas, destinada a conseguir consumidores de una forma directa; su objetivo fundamental está orientado a la venta, llevando a cabo acciones muy directas y unidireccionales que pasan por centrar la atención de las personas en el servicio o producto, persiguiendo a los clientes en potencia e invadiendo sus espacios. Por otra parte, los contenidos de las campañas de outbound, así como su argumentario, son breves, simples y no aportan ningún valor al usuario.

El outbound busca el contacto con los clientes potenciales de forma activa, invadiendo los espacios de comodidad de las personas. Las empresas se meten directamente en casa, ¡ison invasoras! Esta es una de las diferencias entre inbound y outbound marketing más importantes.

¿Y qué pensamos los Inbounders de los Invaders? Que mal, muy mal.

 

Qué es el Inbound marketing, ¿qué hacemos los Inbounders?

El inbound marketing es un conjunto de técnicas, o una metodología, destinadas a conseguir clientes de forma indirecta. Su objetivo fundamental, al igual que en la metodología outbound, está orientado a la venta, pero a diferencia de aquel, el inbound procura llamar la atención del usuario, atrayéndolo con contenidos de calidad, que le aportan un valor añadido, y sin invadir sus espacios.  La atención no se centra en los servicios o productos de la marca o empresa, sino que se centra en la capacidad de la empresa de atender al usuario en su proceso de compra ofreciéndole recursos y soluciones a sus necesidades o problemas y estando pendiente de él desde una respetuosa distancia.

En este otro post te contábamos todo lo que necesitas saber sobre la metodología inbound y cómo funciona cada una de sus fases, ¡échale un ojo si quieres saber más!

 

¿Se pueden mezclar técnicas in con técnicas out?

Por supuesto. A pesar de las diferencias entre inbound y outbound marketing, ambas técnicas se complementan de maravilla.

A veces, dependiendo del producto o servicio que ofrezcamos, es muy interesante utilizar técnicas de outbound ¡por qué no!

¿Por qué no anunciarnos en televisión si contamos con los recursos necesarios?, ¿Y por qué no colocar un banner en el sitio adecuado?

¿Por qué no…? Solamente debemos ser cuidadosos eligiendo los canales de difusión y distribución de la información y estableciendo un buen plan de marketing que nos asegure, al menos, que los usuarios van a llevarse la imagen que queremos darles.

 

¿Tienes claras las diferencias entre inbound y outbound marketing? ¿Estás preparada, o preparado, para implementar la filosofía Inbound en tu negocio?


Atrae, convierte, cierra y deleita @BeInbounder

>

¡A nosotros también nos gustas!

Ya que hemos hecho match, ¿qué tal si mantenemos el contacto?

Política de privacidad

¡Allá vamos! Confirma tu dirección a través del correo que te enviaremos a continuación.